siege auto

Labels

Categories

martes, 20 de noviembre de 2012

INTRODUCCION


INTRODUCCION

Ac. Dr. Eduardo Aranda Torrelio

La primera edición de “ABC de la redacción y comunicación científica” tuvo una recepción,
acogida y difusión exitosas, con el reconocimiento por varios profesionales acerca de su utilidad
para quienes ya tienen experiencia en el escrito médico, así como para otros colegas jóvenes con
inquietud de redactar manuscritos siguiendo lineamientos de reconocimiento internacional.

A ello se sumó la creación de la “Asociación Boliviana de Editores de Revistas Biomédicas
– ABEREB” como una agrupación interesada en impulsar la aplicación gradual de las
recomendaciones del grupo de Vancouver ahora actualizadas al año 20081, así como en reunir en
forma periódica a los editores experimentados y a los más jóvenes, para la adhesión gradual a
las normas internacionales para la publicación del escrito médico, no solo restringido a revistas
bolivianas de edición periódica, sino también a otras publicaciones que deben tener el rigor
editorial necesario.

Con esos antecedentes se admitió que esa edición se limitaba mayormente a comentarios
formales y recomendaciones inherentes a una revista médico-científica periódica y en particular
a los requisitos exigidos a artículos originales. En esas circunstancias y al agotarse sus ejemplares los
editores originales, planificaron la preparación de esta segunda edición que se ofrece al lector, como
un nuevo aporte nacional y con contribuciones de expertos de otros países, sin desconocer que
existen otras publicaciones referidas al mismo tema.2

Esta edición consta de seis grandes secciones que agrupan temas vinculados con el escrito
médico desde su misma concepción, como reflejo de una investigación o estudio hasta las gestiones
editoriales que cristalicen la comunicación científica en un impreso debidamente elaborado.

La primera sección enfoca aspectos generales que hacen a las publicaciones médicas a partir
de su misma definición, sus peculiaridades, el alcance de las modalidades existentes en
las revistas periódicas, las características de la autoría y aquellos cimientos que la gramática
impone a los generadores de información escrita en respeto a normas internacionales y a la misma
lengua hispana.

La segunda sección está dedicada a los diferentes componentes de los artículos
originales que constituyen el sector principal de toda revista científica periódica; ó sea, la referencia
ordenada de investigaciones realizadas en áreas de la salud con su redacción apropiada, a partir
del mismo título que seguirá lineamientos y recomendaciones válidas, la introducción que
justifique determinado estudio, criterios aplicados al material bajo observación y la metodología
pertinente, los fundamentos de la discusión según la naturaleza del trabajo, hasta la redacción
correcta o uniforme de referencias bibliográficas como respaldo a esas investigaciones.3

La siguiente sección se dedica a otros capítulos usualmente incluídos en las revistas periódicas,
desde la misma editorial que comenta los hallazgos de los artículos originales destacados ó
de la temática elegida para un número especial ó de problemas de salud que son atingentes en
una nación o región determinada. Igualmente se revisan características o propuestas para
mejorar las mismas, así como se redactan recomendaciones expresas para su elaboración
conforme exigen normas expresas de cada institución u organización en la mayoría de las
publicaciones médicas del orbe. La innovación reside en la inclusión de un tema contemporáneo
dedicado a las “revisiones sistemáticas” como una modalidad acorde con la medicina basada en la
evidencia y sus exigencias para reconocer a un ensayo clínico aleatorizado en un nivel óptimo de esa evidencia.4,5



siege auto

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada